Opinión

... Cara a cara

El Deber logo
4 de julio de 2017, 4:00 AM
4 de julio de 2017, 4:00 AM

YPFB realizará una reingeniería para bajar sus costos de funcionamiento, lo que implica reducir el tamaño de la estructura de personal, reajustes salariales y priorización de proyectos. La reestructuración debió ocurrir cuando comenzó a sentirse la crisis del sector petrolero, expresada desde hace dos o tres años en una disminución de ingresos por la caída de precios. Hay emergencia sindical por los anuncios, pero se requieren decisiones técnicas para adecuar la mayor compañía del país a una nueva realidad. Es improbable volver a los impresionantes años de bonanza de la actividad hidrocarburífera, por lo que se necesitan decisiones firmes que eviten cifras rojas en las operaciones de Yacimientos. Un desafío mayor es conseguir nuevas reservas, para lo que resulta vital la inversión en exploración, no solo estatal sino fundamentalmente privada.

También hay ajustes de costos en la Gobernación de Santa Cruz. Una de las medidas se aplica desde ayer y es la atención en horario continuo, con la que se busca disminuir los gastos en energía eléctrica. Tiempo atrás se intentó aplicar el sistema en instituciones públicas y privadas, pero algunas de ellas no la hicieron sostenible y declinaron. Es probable que los cruceños tengamos aún muy arraigada la vieja costumbre de la siesta después del almuerzo. Sin embargo, el horario continuo puede mejorar la productividad en las oficinas y, lo que es también importante, mejorar la calidad de vida de los empleados.

Un hombre estuvo varios meses en la cárcel detenido por error, según se acaba de conocer. Por más que el Estado repare económicamente la situación, el daño está hecho. La falta de rigor policial y judicial fue el origen de la grave falla.

Tags