Opinión

...CARA A CARA

PEDRO RIVERO JORDAN 7/5/2017 04:00

Escucha esta nota aquí

_ Una treintena de muertos, cientos de heridos y más de 1.500 detenidos es, hasta ahora, el resultado de la espiral de violencia que envuelve a Venezuela desde hace más de un mes. La brutal represión policial no consigue ponerle freno a la creciente protesta callejera contra el  agotado y resquebrajado régimen de Nicolás Maduro, incapaz de hallar en su laberinto una salida al grave y prolongado conflicto que atormenta al país hermano. Su iniciativa de cambiar la Constitución que  el ‘comandante supremo’ Hugo Chávez impulsó en 1999, fue como rociar gasolina sobre una hoguera crepitante. El rumor dando por muerto al encarcelado líder opositor Leopoldo López acrecentó las tensiones y no halla eco alguno, entre el oficialismo tan desprestigiado, el clamor de la comunidad internacional en pro de la pacificación y la reconciliación entre los venezolanos que viven sus horas más duras e inciertas.

_ Tras una década en Bolivia, en diciembre de este año, cerrará sus puertas la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos. No han quedado del todo claras las razones por las que el Gobierno optó por no ratificar, como lo había hecho en años anteriores, el acuerdo para que este organismo siga velando por el respeto de los derechos humanos en el país. En tan sensible materia, el vacío que dejará un serio e influyente referente institucional es un hecho preocupante. 

_ En algunas partes alejadas y poco pobladas de la geografía nacional he tenido ocasión de conocer unos impresionantes escenarios deportivos, entre estadios y coliseos, aunque muy poco utilizados, de ahí que me parecieron unos monumentos al derroche. Y es que en materia de infraestructura, las prioridades de la gente de niveles empobrecidos son otras, especialmente en áreas como la salud y la educación. Más racionalidad es lo que debe tener el Gobierno al emplear los recursos del Estado que pertenecen al pueblo. 

Comentarios