Opinión

... Cara a cara

El Deber 27/5/2018 04:00

Escucha esta nota aquí

Parece estar lejos de terminar la ‘madre de todas las batallas’ emprendida por el municipio cruceño para el traslado de los principales mercados públicos y el retiro de los vendedores usurpadores de los espacios públicos, que durante décadas atenazaron la ciudad impidiendo su crecimiento ordenado y postergando su salto a la modernidad. Una vez retirados el Abasto, Los Pozos y la Ramada de los muladares en que funcionaban, ahora las escaramuzas se están librando con transportistas y comerciantes que han sellado una alianza contra los cambios que necesariamente tienen que implementarse para impedir el rebrote del caos y la suciedad en esos conflictivos lugares. Es recomendable el diálogo para resolver problemas pendientes pero es impensable un paso atrás en las arduas tareas de reordenamiento que encara la municipalidad con amplio respaldo ciudadano.


Ha tenido amplia y favorable repercusión la próxima implementación de una biblioteca para aprovechamiento de los privados de libertad, como parte de la terapia ocupacional, en la cárcel de Palmasola. Este lunes, en conferencia de prensa, se conocerán mayores detalles de la feliz iniciativa que corresponde al gobernador del recinto, Javier Lora Arandia y al encargado del Régimen Abierto, Alberto ‘Tico’ Lozada, y que se traducirá en un nuevo beneficio para la numerosa población penal a través de la lectura. Además de donaciones particulares que han empezado a hacerse efectivas, una campaña durante la FIL que se inicia el miércoles en nuestra ciudad, apunta a recolectar la mayor cantidad de libros para la biblioteca de Palmasola, una muy buena obra por donde se la mire y que merece ser apoyada por toda la comunidad cruceña.

Necesito apelar a la comprensión del amable lector para que me sea permitido dedicarle este párrafo final a Rosa, mi querida madre, en esta fecha de tan grata evocación. Lo hago para agradecer su profundo e incondicional amor y por su luminoso e imperecedero ejemplo. Mamá, gracias por tanto y que Dios te bendiga siempre. ¡Feliz Día de la Madre!

Comentarios