Opinión

...Cara a cara

El Deber logo
25 de julio de 2017, 4:00 AM
25 de julio de 2017, 4:00 AM
En medio de una gran
expectativa se reúnen hoy en Santa Cruz funcionarios del Gobierno de Bolivia y de Chile. Aunque el cruce verbal entre autoridades de ambos países no ha cesado, reencontrarse en el mismo espacio después de una constante tensión genera la esperanza de un acercamiento de vecinos que necesitan una mínima convivencia. Es probable que no se consigan avances en lo sustancial, que es el restablecimiento formal de relaciones diplomáticas y el destrabamiento de la demanda marítima, pero abrir el canal de diálogo puede ayudar a hacer menos hostil y riesgoso el clima fronterizo. Avanzar en un protocolo de manejo de situaciones de crisis o de incidentes es un paso necesario para evitar situaciones peligrosas como las de los últimos tiempos. Por supuesto que aún es prematuro pretender cerrar una agenda de futuro si está pendiente la resolución de dos demandas presentadas a la Corte de La Haya. 

 

Un dirigente del transporte
insistió ayer en EL DEBER Radio que antes de multar a los choferes transgresores se los debe capacitar. Que los micreros no se paren en cualquier lugar para recoger pasajeros o que respeten el semáforo en rojo no requiere de tanto trámite ni de grandes campañas educativas. Despejemos las constantes excusas que traban el ordenamiento del tráfico. 

 
Algunos presos
no pueden tramitar su libertad porque carecen de algo tan elemental como el carné de identidad o el certificado de nacimiento. Por sentido humanitario, el Segip tendría que agilizar una acción que los auxilie y evite que se queden en la cárcel. 
Tags