Opinión

...CARA A CARA

El Deber logo
24 de febrero de 2017, 4:00 AM
24 de febrero de 2017, 4:00 AM

_ La intromisión de la política en el Carnaval fue uno de los temas abordados ayer en la mañana en el debate Verdades Carnavaleras, por EL DEBER Radio. No es un asunto nuevo. Recuerdo hace muchos años atrás en un corso de Montero un partido político vistió enteramente de rosado a la numerosa comparsa Triunfadores, organizada al calor de una campaña proselitista. Casi siempre los políticos han aprovechado la tribuna de esta fiesta para mostrarse al lado de la gente, como comparseros o como espectadores. Ocurre más todavía cuando el carnaval coincide con tiempo de elecciones. Es inevitable y los políticos tienen  derecho a estar junto al pueblo. Lo que choca, sin embargo, es que algunos quieran aprovecharse de un festejo ciudadano para introducir mensajes propagandísticos burdos a favor de algún partido o de su líder. Cualquier resquicio parece útil para, prácticamente, “vender”  su proyecto o sus ideas. Tienen derecho, aunque les agradeceríamos darnos un desahogo al menos en estos cuatro o cinco días de jolgorio o de descanso familiar. 

_ Que el Carnaval no deje nuestras calles. Que las casas de espera revivan. Que las ocurrencias y el buen humor estallen en la fiesta. Que se disfrute el esfuerzo de muchos para tener un corso atractivo y mejorado. Que celebremos respetando a los que no quieren celebrar y prefieren descansar. El Carnaval se vuelve a poner en marcha con el entusiasmo de todos los años. La alegría es de todos. A evitar los excesos.   

_ Son $us 30 millones los que mueve el Carnaval cruceño, calculó ayer el economista Teófilo Caballero en EL DEBER Radio. Es el segundo hito del año, después de la Expocruz, según el profesional. Una cifra realmente impactante. 

Tags