Escucha esta nota aquí

Ya son más de 20 los involucrados. La falsificación y el contrabando de medicamentos no solo ha destapado un negocio jugoso en el país, sino también un gran riesgo latente para los bolivianos que acuden a los mercados, tiendas de barrio e, incluso, algunas farmacias a comprar remedios, sin imaginarse que pueden haber sido manipulados. Ayer detuvieron a un bioquímico y a otras dos personas en Santa Cruz que adulteraban medicamentos con maicena, colorantes y otros, y decomisaron mercadería en camiones. Pero todo esto parece ser apenas la punta del ovillo, al menos así lo muestran las cifras. La Aduana Nacional ha incautado desde enero de este año casi dos toneladas de fármacos de contrabando, por el valor de 1,3 millones de bolivianos. En 2017, el total de medicamentos de contrabando decomisados superó las 30 toneladas. Por lo visto, todavía le queda una ardua tarea por cumplir a las autoridades encargadas de este control.

Día del Niño en medio del drama. Una menor de 14 años, víctima del abuso sexual, tuvo que someterse a la interrupción del embarazo precisamente en un día que debió ser festivo para ella. Si bien el aborto impune está contemplado en el artículo 266 del Código Penal, como “consecuencia de un delito de violación, rapto no seguido de matrimonio, estupro o incesto”, a esta pequeña le llevará mucho tiempo superar las secuelas de lo que está viviendo. Como sociedad debemos estar comprometidos en una lucha permanente para evitar que estos casos se repitan y denunciar a los supuestos culpables para que reciban la sanción que merecen.

Por un mejor transporte. El alcalde promulgó ayer la Ley de Movilidad Urbana, pese a la presión del transporte público. Ojalá que al final de la pulseta, prevalezca el interés de la ciudad a la que le urge un mejor servicio.

Tags

Comentarios