El Deber logo
22 de junio de 2019, 4:00 AM
22 de junio de 2019, 4:00 AM

Liderazgo empezando por atrás. Un estudio del Banco Mundial coloca a Bolivia entre los países donde los impuestos son los más elevados –en valor, en número y en tiempo para procesarlos–, ¡del mundo entero! Desde el Ministerio de Economía han indicado que la cosa no es tan así, que los contribuyentes la tienen fácil en nuestro país. Pero no hay que ser un experto para darse cuenta de que nuestro sistema impositivo –que no ha cambiado significativamente desde que se creó en los años 80–, tiene incoherencias descomunales: se exprime a empresas grandes y medianas (Gracos y Pricos), se exonera a los grandes comerciantes (régimen simplificado) y se aplican multas exorbitantes por cualquier error. Basta observar nuestra lacerante economía informal e ilegal para darle algo de razón a los estudios que nos ponen a la cola.

El niño que llevamos dentro. Cómo pasa el tiempo: la primera película Toy Story se estrenó en 1995. Mis hijos –ahora formados– crecieron disfrutando la saga de los juguetes que cobran vida, y mi hija menor se enganchó con el mismo fervor 15 años después. A los padres no nos quedó otra que mirar una y otra vez las aventuras de Woody y compañía, pero hay que admitir que la hemos disfrutado tanto como ellos. Ahora Toy Story 4 está en cartelera. Mi familia se aseguró de que estuviéramos en el estreno. Es parte de nuestra tradición, es nuestra voz interior.

Sube la tensión en Irán. Un dron de Estados Unidos fue derribado en la zona. Soldados estadounidenses fueron despertados en la madrugada y llamados a filas, pero no pasó nada. Aparentemente el presidente Donald Trump dio marcha atrás a último momento. Los incidentes entre ambos países van en aumento y comienzan a preocupar al mundo. La situación se torna impredecible tratándose de líderes como Trump y del Líder Supremo (así se hace llamar) Ali Jamenei, a quien no le interesa dialogar.