El Deber logo
7 de junio de 2019, 4:00 AM
7 de junio de 2019, 4:00 AM

La guerra electoral va copando todos los espacios y no es precisamente con propuestas. Ya llegó al municipio paceño, donde el MAS y Sol.Bo libran una guerra de poder que afecta a los ciudadanos. Que no extrañe que esas pulseadas lleguen a los espacios económicos y sociales. Para muchos políticos, el perjuicio a la gente común es simple ‘daño colateral’, en el afán de montar el escenario para sus intervenciones de campaña.

El FMI alerta sobre la guerra comercial entre Estados Unidos y China. Las tensiones, que se reflejan en la suba de aranceles en uno y otro lado, así como restricciones impuestas por Donald Trump para que industrias de su país hagan negocios con las del gigante asiá- tico, afectan a los consumidores y pueden provocar la disminución de las previsiones de crecimiento de los países en el mundo.

Además, la estrategia estadounidense puede terminar siendo contraproducente para su propia economía, ya que está favoreciendo a alianzas entre potencias como Rusia y China, que pueden marginar a esta nación del escenario global de comercio mundial. No vaya a ser que, de aquí a un tiempo, sea duro el efecto y más compleja la salida

Una aplicación para seguir a los micros. Merece aplausos la iniciativa que tomaron los responsables de tres líneas de transporte público en Santa Cruz de la Sierra. Mediante la app, los usuarios podrán saber en tiempo real por dónde está el vehículo y en cuánto tiempo llegará a la parada. Eso es pensar en el ciudadano y muestra en hechos la voluntad de mejorar el servicio. Muchas veces se critica al sector por ser un poder que no acepta cambios y que solo vela por su bien sectorial. Ojalá que los dirigentes se ocupen de hacer que este tipo de acciones sean la regla y no la excepción, en vez de seguir bloqueando y oponerse a todo.