Escucha esta nota aquí

La falta de coordinación fue uno de los sellos del auxilio por los incendios. La Gobernación y el Gobierno nacional no han dialogado para buscar mayor efectividad en las tareas para apagar el fuego. Unos avanzaban por tierra y los otros por aire.

El desencuentro también se refleja en las cifras sobre incendios, distintas entre sí; la visión de cada nivel sobre la declaratoria de desastre nacional y el pedido de ayuda internacional, así como en los planes para la etapa posterior al desastre.

Si este problema se presenta en este momento de crisis, no sería descabellado pensar que se repetirá cuando toque asumir medidas para recuperar los bosques quemados. Que el discurso de unidad, repetido por algunas autoridades, se plasme en resultados que demuestren ese trabajo de equipo. Hay un país que necesita de sus autoridades haciendo más gestión y menos política

El calvario de una mujer agredida por su pareja ha sido relatado en las páginas de EL DEBER. La tenían de una oficina a otra, sin orientación y, sobre todo, sin sensibilidad.

Ella se movía con dificultad por el dolor causado por los golpes que había recibido y porque llevaba a su niño de un año en brazos. ¡Hasta cuándo semejante abuso a la víctima! Primero en su casa y después en las instituciones que deberían ayudarla. Las leyes, los decretos y los pomposos anuncios de lucha contra la violencia a la mujer son demagogia si la realidad se refleja de esta manera.