Escucha esta nota aquí

Las llamas consumieron más de 800 años de historia en París. La Catedral de Notre Dame, un gran símbolo del cristianismo, ha sido testigo de trascendentales acontecimientos de la humanidad. Una pérdida tan lamentable como en su momento lo fue la de la Gran Biblioteca de Alejandría, que ardió poco antes del inicio de la era cristiana. Más cerca de nosotros en tiempo y espacio, el incendio del Museo Nacional de Brasil se llevó, el año pasado, piezas valiosísimas de este lado del mundo. Se deberían proteger de mejor manera los tesoros patrimoniales de cada lugar.

El ministro Quintana acaba de recuperar sus niveles habituales de adrenalina. La carta de algunos opositores dirigida a Donald Trump fue el detonante de que el ministro agote los vituperios del diccionario. Conté 16 expresiones despectivas en la escueta nota de prensa que registró sus acaloradas palabras, y las replico aquí porque son dignas de estudio: “Sicarios, pacotillas, antinacionales, retrógrados, genomas casi cavernícolas, actitud aberrante, derecha domesticada, antipatria; no tienen patria, no tienen territorio, no tienen suelo, no tienen historia, no tienen nada que ofrecer; derecha torpe; parece que no hubieran nacido en Bolivia; parece que hubieran nacido en otra galaxia”.

Puede que esos opositores provengan de la galaxia donde se acaba de fotografiar un agujero negro por primera vez en la historia. Tendrían que haber viajado 500 trillones de kilómetros (un trillón es un 1 seguido de 18 ceros). El fenomenal logro científico (el de la fotografía) pertenece a Katie Bouman, una experta en ciencias de la computación de 29 años. Sin duda que ella merece todos los elogios del mundo, pero basta reproducir lo que escribió la congresista estadounidense Alexandria Ocasio-Cortez: “Bouman debería tener su merecido lugar en la historia”.

Comentarios