Opinión

Cara a Cara

El Deber 20/5/2019 07:27

Escucha esta nota aquí

Luto en el fútbol boliviano. El fallecimiento en pleno partido del árbitro cochabambino Víctor Hugo Hurtado conmociona al deporte en todas sus dimensiones. A los 3 minutos del segundo tiempo del partido que jugaban Always Ready y Oriente Petrolero en el estadio Villa Ingenio de El Alto, el árbitro, de 32 años de edad, se desvaneció drásticamente. A pesar de la inmediata asistencia, reportes médicos indican que falleció antes de llegar al hospital. Luego del inédito episodio, el Colegio de Árbitros tomará medidas y se abrirá el debate sobre la altura, los controles médicos y la prevención deportiva.

Otro caso de violación múltiple a una joven con el horroroso agregado de un asesinato de un joven cruceño arrojado por la ventana de un duodécimo piso, debe encender las alarmas de las consecuencias, pero aún más de las causas que llevan a estos episodios que ya forman parte de la cotidianidad. Pareciera tener similitudes con el caso conocido como La Manada. Una sociedad que no se conmueve con este tipo de hechos y que no toma cartas en el asunto, está condenada al aplazamiento. Esperamos el pronunciamiento contundente de instituciones que velan por la integridad, la formación y los buenos valores de los cruceños.

Tras una docena y media de audiencias sucedidas a tropezones por tantas chicanerías jurídicas por la pareja de ciudadanos bolivianos de origen chino Ming Li y Jinlan Li, ella fue enviada a Palmasola el viernes 17 de mayo. Ambos fueron encontrados infraganti con 185 colmillos de jaguar, entre otras partes de animales silvestres, en su domicilio. La pericia hecha por gente de la Gobernación de Santa Cruz, el apoyo de activistas y la visibilización del tema a través de los medios de prensa con la sumatoria de investigaciones posteriores provocan este sentimiento de justicia, aunque el mal ya está hecho.