Edición Impresa

cara a cara

Juan Carlos Rivero 10/10/2019 01:00

Escucha esta nota aquí

Una mirada contrastada a la encuesta de hoy: el MAS gana con holgura en zonas rurales y pierde en las ciudades capitales. La migración hacia el oriente boliviano parece tener un efecto claro: el MAS se impone con facilidad en Pando y Beni, y en Santa Cruz ya equilibra fuerzas con CC y BDN; Santa Cruz es el único departamento donde se da una pugna pareja entre los tres partidos.

También está claro que el apoyo al MAS es inversamente proporcional al nivel de educación de los votantes: Evo arrasa con el voto de los que no llegaron a salir bachilleres y Mesa arrasa con el voto de los profesionales.

En cuestiones de edad y de género, no percibo ningún dato que varíe sustancialmente de la tendencia general. La gran sorpresa de esta consulta ha sido el ascenso de Chi Hyun Chung, que se consolida en un cuarto lugar; pero es el único candidato que recibe casi el doble de apoyo de hombres que de mujeres.

El ‘premio’ consuelo de la encuesta. Puede que la gente no vote por un candidato, pero por lo menos no lo repudia. Sin duda que el candidato que genera mayor bipolaridad es Evo Morales, que gana tanto en intención de voto como en la poco halagadora categoría de quienes nunca votarían por él. Carlos Mesa ocupa el segundo lugar en esta categoría de rechazo, seguido del coreano Chi. Entre los principales candidatos, el menos rechazado es Óscar Ortiz, lo cual le da mejores perspectivas en el futuro. Tendría que esmerarse en atenuar el rechazo de los paceños, que es el más marcado de todo el país.