Edición Impresa

cara a cara

Monica Salvatierra 14/10/2019 03:00

Escucha esta nota aquí

El doble aguinaldo se convierte en un fantasma indeseable para miles de empresas en el país; sobre todo en el caso de las medianas y pequeñas la idea no es buena. Si se analizan las noticias registradas desde hace algunos meses, tampoco pareciera ser buena para el Estado nacional.

 Se ha visto un incremento de gastos corrientes en el Gobierno y desde las carteras responsables de la economía nacional se ha justificado señalando que las alzas salariales fueron la causa. 

De eso se puede interpretar que el doble aguinaldo suma gasto y alimenta el déficit fiscal. Este beneficio también ha sido causa de desempleo en el sector privado o, al menos, el deterioro de la calidad del mismo. 

Entonces, será bueno que todos esos factores sean tomados en cuenta. Hay tiempos en que es más responsable ajustarse los cinturones que seguir viviendo como cuando había bonanza.

La defensa de la democracia debe ser un principio para todos. Estamos en la última etapa de la carrera electoral. 

El miércoles es el último día para que los partidos pidan el voto y cierren sus campañas. Entonces lo que corresponde es respetar a las diferentes opciones, sus propuestas y sus actividades. 

No estuvo bien impedir el acto proselitista del MAS en Potosí, como tampoco estará bien que se produzcan agresiones a cualquier otro partido. La democracia debe ser sinónimo de respeto. 

Que estos días previos a los comicios sean una fiesta de libertad para proponer, que haya menos guerra sucia y cero agresión entre militantes y líderes políticos.