Edición Impresa

cara a cara

Monica Salvatierra 28/10/2019 03:00

Escucha esta nota aquí

La semana arranca con el país en protesta y con la amenaza de cerco a las ciudades. La serenidad y la cabeza fría son la única respuesta posible para que los días transcurran sin confrontación. Este será el sexto día de paro cívico en Santa Cruz.

Durante el fin de semana hubo paralización parcial en Cochabam­ba y en La Paz, marchas multitudinarias en varias ciudades.

Lo mejor es la solidaridad evidente en los puntos de concentración, donde se comparte olla común, donde los vecinos se dan ánimo y comparten en función de sus convicciones. Lo peor es que hay zonas en las que ebrios y aprovechadores cobran peaje y usan la violencia para impedir el paso de am­bulancias, periodistas, camiones de limpieza, etc. EL DEBER trabaja con el compromiso de dar a conocer los hechos más sobresalientes en busca de la verdad. Creemos que la información es valiosa y pedimos que la ciudadanía colabore con esa misión que nos tiene a diario en las calles por Bolivia.

Argentina y Uruguay fueron a las urnas. En ambos países hubo quietud y tranquilidad para elegir a sus gobernantes. La institucionalidad vi­gente se basa en la credibilidad de sus órganos electorales.

 En Argentina hay una gravísima crisis económica y, aun así, la ciudadanía votó confian­do en que su decisión permitirá reencaminar el destino de esa nación. Que sea en buena hora y que el respeto a sus leyes, la confianza en los rec­tores de los comicios sean la llave para que en am­bos países haya un futuro mejor.