Edición Impresa

CARA A CARA

Monica Salvatierra 17/2/2020 03:00

Escucha esta nota aquí

_Cuando la incoherencia del político es la regla, el resultado es el que se refleja en la última encuesta de intención de voto, realizada por CiesMori. El MAS casi duplica a Comunidad Ciudadana, seguido de cerca por la presidenta candidata y mucho más lejos Luis Fernando Camacho. Durante ese tiempo de protesta, millones de bolivianos tenían la esperanza de que las cosas se podían hacer de otra manera, pero no pasó mucho hasta que vieron que, en realidad, las conductas políticas se repetían y manipulaban la buena fe ciudadana para seguir defendiendo sus intereses particulares. Finalmente, la tendencia electoral de este momento revela que los que no respondieron a la expectativa ciudadana se quedan rezagados frente al voto duro y no tan duro de un partido (MAS) que también ha dado grandes muestras de corrupción, de autoritarismo y de malas prácticas. Aún hay tiempo, pero no tanto tiempo.

 

_ Si la clase política subestima al electorado, el ciudadano común debe ser consciente de que también da razones para que lo tomen por ingenuo; sobre todo cuando las opiniones, conclusiones y decisiones individuales se toman con el hígado y no con el cerebro. Hacer algo por Bolivia en este momento de inflexión, pasa por cuidar lo que se piensa, lo que se dice, lo que se comparte en redes sociales y, fundamentalmente, lo que se elige a la hora de ejercer el poder del voto. Es una responsabilidad y no hay que tomarla a la ligera.