Edición Impresa

cara a cara

Escucha esta nota aquí

_Un supuesto paciente con coronavirus encendió las alarmas y el pánico se hizo objeto de médicos y enfermeras en una clínica privada local. Pareciera que no estábamos tan a resguardo y tan preparados como decían. 

En la clínica hubo cancelaciones de intervenciones quirúrgicas y muchos pacientes se fueron sin pagar. Cundió la histeria colectiva y hasta desaparecieron los pacientes de consultas y las salas de espera quedaron vacías. 

Luego del zafarrancho, las autoridades anunciaron darle el alta al paciente al no hallar síntomas, sin embargo, en la tarde ocurrió lo contrario, esperarán los resultados de los análisis. 

El ministro de Salud habló de una “info epidemia”, culpando a los medios. ¿Pero quién generó el rumor? Vale la pena prepararse de verdad para afrontar cualquier eventualidad que podría ocurrir. Hasta ayer a las 17:00 (GMT) había 100.842 casos confirmados en 92 países y territorios y 3.456 personas fallecidas.

 _Un estudio en tres regiones del país arrojó datos alarmantes. Menores de edad obligados a uniones forzadas con el objetivo de salir de la pobreza, o por embarazo y violencia intrafamiliar. En 2016 se casaron más de 32.300 menores de 15 años de edad, según investigaciones del Plan Internacional y el Fondo de Población de las Naciones Unidas (Unfpa). 

Prácticas nocivas persisten ante el olvido y la mirada ciega de una sociedad cómplice. Naturalizar el matrimonio infantil pareciera un delito de otros países subdesarrollados que quedaron en el pasado, sin embargo, hoy Bolivia vive estas situaciones más que lamentables.



Comentarios