Opinión

CARA A CARA

Monica Salvatierra 1/5/2020 03:00

Escucha esta nota aquí

El MAS vuelve a demostrar su escaso interés por los bolivianos. Sus asambleístas, acostumbrados a hacer y deshacer en función de su propia conveniencia, usaron el rodillo con el que cuentan en la Cámara de Senadores para aprobar elecciones en 90 días, sin flexibilidad de ninguna naturaleza, porque a ellos les interesa apurar los comicios a toda costa. La norma sancionada anoche sumerge a Bolivia en una feroz campaña electoral que no le hace bien al país en este momento. Además, no consideran que aún no se sabe si hasta esa fecha habrá terminado la crisis sanitaria y si la curva de contagios estará en descenso. Al MAS solo le interesa tener chance para volver al poder, mientras su candidato a la Presidencia y su jefe nacional siguen lanzando dinamitas verbales pretendiendo que lo hubieran hecho mejor a la hora de atender esta emergencia. Lo que sí es cada día más evidente es que dejaron al país sin condiciones de salud, que hubo despilfarro económico y que sus prioridades no estuvieron pensadas en la ciudadanía.

¿Alguien podría describir la nueva normalidad en el mundo? Parece que nadie tiene certezas al respecto. Lo que sí parece claro es que las relaciones a distancia, el teletrabajo y otras nuevas prácticas llegaron para quedarse. Así es como hoy se conmemora el Día del Trabajo. Con el miedo al desempleo y la pérdida de ingresos, con el reto de reinventarse a nivel personal y con la esperanza de días mejores. No obstante, esa incertidumbre no debe ser un obstáculo para honrar a millones de trabajadores que aún en crisis buscan dar lo mejor de sí mismos, pensando en sus familias, en sus comunidades y en la humanidad. Sin duda, ellos serán los creadores de una nueva etapa para la humanidad.

 

Comentarios