Opinión

CARA A CARA

Pedro Rivero Jordán 10/5/2020 07:09

Escucha esta nota aquí

La Redacción de EL DEBER es una de las más grandes del país y registra el ajetreo permanente de sus habituales ocupantes, los periodistas, junto al funcionamiento de computadoras y de otros equipos en el procesamiento de la noticia. Por obvias razones, es también una de las de mayor movilidad y más ruidosas. En resumen, constituye el corazón del periódico. Su espíritu, su esencia. Por estos días, lo confieso, me conmovieron sus luces apagadas y su silencio. Fue reconfortante, al mismo tiempo, el convencimiento de que es la imagen de un duro trance superable porque estamos hechos para los mayores desafíos. Este domingo 10 de mayo es evocado el Día del Periodista, fecha propicia para agradecer la entrega y el compromiso de mis compañeros de trinchera y para compartir con ellos una reflexión sobre el reto que en estos momentos cruciales conlleva el nuevo rumbo de las comunicaciones, la necesidad de reinventarse en su ejercicio y de mantener indeclinable el compromiso con los principios éticos y el servicio incondicional a una comunidad que no puede vivir sin la luz de la verdad.

Con una acción de inconstitucionalidad y diversos pronunciamientos, va tomando cuerpo el rechazo a la ley 421 que hasta ahora determina la distribución de escaños en el parlamento nacional, violando el principio básico de ‘un ciudadano, un voto’ y vulnerando el de la proporcionalidad e igualdad de todos los bolivianos en el ejercicio de la representación democrática. Identificado como el ‘fraude sistémico’ o ‘fraude camuflado’ aplicado solapadamente en anteriores procesos electorales, se impone la erradicación de esa norma para preservar la salud de la democracia y la voluntad popular en una próxima cita con las urnas.

El exdiputado Felipe Quispe se dedicará a cuidar sus chivos después de su remoción (¿destitución?) del Fondioc que durante el régimen masista fue piñata de inescrupulosos funcionarios que descaradamente se embolsillaron millonarios recursos que debían destinarse a proyectos de desarrollo productivo y social en áreas rurales. Dizque lo derivarán a otras funciones ministeriales porque su aporte sigue siendo considerado… útil. Es una pena que, con su salida, quedara trunco el propósito del ‘Tata’ de desenmascarar a los pícaros que desfondaron el Fondo…