Opinión

... cara a cara

El Deber logo
16 de abril de 2017, 4:00 AM
16 de abril de 2017, 4:00 AM

_El planeta permanece en vilo después de que la primera potencia mundial lanzara, a manera de durísima advertencia, la 'madre de todas las bombas' buscando pulverizar, en un complejo de túneles en Afganistán, a los extremistas del Estado Islámico. En Semana Santa, el papa Francisco habló de una "terrible guerra mundial a pedazos" y formuló un llamado a la paz en "un mundo sometido a los traficantes de armas". Tomando en cuenta el talante impulsivo de algunos liderazgos en un momento explosivo, cuando lo que se demanda son actitudes serenas y racionales para evitar lo peor, la humanidad tiene motivos más que justificados para experimentar temor e incertidumbre.

_ En el continente, la crisis política en Venezuela se torna cada vez más profunda y dolorosa porque como resultado de una brutal represión policial, crece el número de muertos entre los manifestantes contra el régimen de Nicolás Maduro que parece tambalear. Las protestas sociales no cesan desde hace dos semanas y, día que pasa, tienden a masificarse en las calles. Si no hay diálogo, la violencia puede alcanzar niveles impredecibles en la convulsionada y sufrida nación hermana, digna de un mejor destino.

_En el país ocurrió lo previsible después de que seis líderes de la oposición pidieran al Gobierno frenar el acoso político y que sea respetado el voto ciudadano del 21F. Desde el oficialismo, la respuesta fue una andanada de insultos y descalificaciones. Más de lo mismo, aunque habrá que rescatar el desafío a debatir con todos a la vez lanzado a los opositores por el vicepresidente del Estado. Por la salud de la democracia boliviana, bienvenido el debate de las ideas.
 

Tags