Opinión

... Cara a cara

El Deber logo
1 de noviembre de 2017, 4:00 AM
1 de noviembre de 2017, 4:00 AM

Una ejemplar iniciativa tomaron las 23 candidatas y los organizadores del Miss Perú 2018, al manifestar conmovedores mensajes sobre el estado de la violencia contra la mujer en el vecino país. “Mis medidas son: 2.202 casos de feminicidios reportados en los últimos nueve años”, expresó una de las concursantes, seguida de otras intervenciones en la pasarela que las mostraban en traje de baño. El tema cruzó transversalmente el certamen, tanto en las respuestas de la ronda de preguntas como en las presentaciones musicales y los videos emitidos en el escenario. El impacto ha  sido grande, sobre todo porque se aprovechó la difusión mediática de actividades como esta, criticadas muchas veces por alentar el morbo machista. Un necesario giro que podrían repetir los organizadores bolivianos de certámenes parecidos, sobre todo pensando en un cambio de paradigmas y de actitudes retrógradas.  

Más allá de la buena intención del Órgano Electoral para conseguir un proceso informado, el primer foro de candidatos a las judiciales en Santa Cruz evidenció el extravío de algunos de ellos al realizar ofertas como si fueran postulantes a cargos públicos ejecutivos. Promesas que jamás podrán cumplir porque no corresponden al rol que aspiran. Se tendrán que informar mejor.   

La economía boliviana crecerá este año más que la de los otros nueve países sudamericanos, según diversos organismos. En contrapartida, Bolivia está debajo de siete de esas naciones cuando se pregunta cuáles son las más atractivas para hacer negocios, según una encuesta de Ipsos P. Affairs. Ahí nos sacan ventaja Chile, Perú, Colombia y Brasil.  

Tags