Opinión

OPINIÓN

Cara a cara

Roberto Lorenzo Dotti Rivoire 11/7/2020 10:35

Escucha esta nota aquí

Jefe de Informaciones – roberto.dotti@grupoeldeber.com

Hay muchos países en el mundo con más contagiados, con más muertos, con más recuperados, con más testeos, con mayores índices de mortalidad por Covid-19, que Bolivia. Sin embargo, a pesar de los tiempos a favor y de ver cómo Europa y Asia intentaban detener el virus de una y otra manera también, hace unos meses, se veían cómo otros adoptaban normas para evitar el contagio, así como los muertos en los hospitales y en las calles, no era menor observar los sistemas de salud hacerse añicos a pesar de las tecnologías y las potentes economías más desarrolladas. 

Visto tanto, también se dijo que el distanciamiento social, el uso de barbijos y el constante aseo de manos eran medidas básicas y urgentes para evitar el contagio. Surgen dudas: O los protocolos no se supieron cumplir, o el asesoramiento científico no estaba preparado, o no fue escuchado, o los controles miraron para otro lado. Solo cuatro presidentes en el mundo fueron hasta hoy contagiados. 

Dos negacionistas del coronavirus como Jair Bolsonaro (Brasil) y Boris Johnson (Reino Unido), el presidente de Honduras y a su esposa (Juan Orlando Hernández estuvo más de dos semanas hospitalizado en Tegucigalpa) y Jeanine Áñez, de Bolivia. Llama la atención la cantidad de colabores, ministros, viceministros, etc. contagiados. ¿Qué pasó en el Ejecutivo nacional?

Y mientras el mundo gira con más de 12.522.050 infectados en 196 países
, 560.000 muertos y 6.7 millones de recuperados, la deforestación de la Amazonía brasileña registró un récord semestral de 3.070 km2 entre enero y junio, es decir la superficie de Santa Cruz de la Sierra multiplicado por 9. 

¿Será que estos datos ejercen presión al Gobierno Jair Bolsonaro? Las observaciones satelitales del sistema Deter del Instituto Nacional de Investigaciones Espaciales (Inpe) determinaron que el área devastada marca un aumento de 25 % respecto a los 2.446 km2 deforestados en el mismo periodo del año pasado. Poco aprendimos de lo que está pasando. Los que saben dicen que, a pesar del daño incesante que el hombre le provoca, la naturaleza vencerá.