Opinión

...Cara a cara

El Deber logo
30 de julio de 2017, 4:00 AM
30 de julio de 2017, 4:00 AM

Con la solidez de sus principios y su espíritu de libertad como sus principales fortalezas, Zvonko Matkovic Ribera se ha convertido en figura paradigmática de la lucha contra la 'justicia podrida' en Bolivia. Así es reconocido el guapo y valiente joven cruceño al soportar estoicamente más de siete años encarcelado preventivamente por una trama tan infame como perversa que se cae a pedazos. ¡Fuerza Zvonko, nos identificamos con tu causa! 

Por simple definición, los bagalleros son vendedores ambulantes de mercadería procedente del contrabando. Tienen robustecido el músculo para bloquear el paso fronterizo entre Bolivia y Argentina como acaban de hacerlo durante... ¡nueve días!, causando millonarias pérdidas a transportistas de diversos productos de uno y de otro lado. Los bagalleros exigen el mismo trato que los grandes importadores para internar al país harina, arroz, azúcar, maíz y trigo, sin presentar el certificado de origen. Llegaron a un acuerdo con la Aduana y volverán a 'negociar' el 2 de agosto en Salta. ¿A quién cargar los cuantiosos daños y perjuicios por el bloqueo en la frontera?

En un periódico de Cochabamba llamó mi atención un pequeño aviso sobre la restricción vehicular en cierta fecha para las placas terminadas en 4 y 5. Es decir que, por ese día, no podían circular vehículos con patentes que finalizaban en esos números. Con resultados óptimos, la misma medida se aplica en La Paz y también en otras ciudades del planeta como eficaz modo de aliviar el tráfico automotor, disminuir el consumo de combustibles y los índices de contaminación ambiental. Hace falta implementar una receta similar en el 'plan de movilidad urbana' para la congestionada y sufrida urbe cruceña.
 

Tags