Edición Impresa

cara a cara

n

Pedro Rivero Jordán 26/8/2020 05:00

Escucha esta nota aquí

_Con una celeridad que no se observa en otros casos, el Ministerio Público convocó al presidente del Comité Pro Santa Cruz, Rómulo Calvo, para que responda por un rosario de cargos formulados en su contra por un dirigente de filiación masista y un par de supuestos testaferros. El líder cívico es acusado por tentativa de homicidio, racismo, discriminación, lesiones graves y leves, asociación delictuosa e instigación pública a delinquir. En el mismo caso fue incluido el alcalde de San Ignacio de Velasco, Moisés Salces.

_El acto judicial guarda relación con el desbloqueo en Santa Rosa de la Roca, pequeña comunidad cruceña sitiada, privada del libre tránsito, desbastecida de alimentos, atemorizada y ultrajada, como tantas otras en el departamento y en el país, por hordas movilizadas bajo consigna, impunes e inconmovibles durante todo el tiempo que duró su salvaje y perversa acción. A no ser que se les deba agradecer y besar las manos por haber levantado su cavernaria medida, todavía no han rendido cuentas porque en la retorcida y manipulable justicia boliviana prevalece la ley del embudo y un impresentable Fiscal General tiene cerrada hace mucho tiempo la persiana para no ver, oir , decir ni hacer nada de cuanto es de su competencia.

_Como decenas de otros bolivianos luchando vanamente por su vida en los hospitales públicos, un anciano murió en La Paz por la falta de oxígeno que no dejaron pasar los infames bloqueadores. Antes de exhalar el último suspiro, los maldijo. Es probable que lo siga haciendo desde su tumba.