Edición Impresa

OPINIÓN

Cara a cara

Opinión

Escucha esta nota aquí

Menudo 'Lio' el de Messi, que, tras decidir alejarse del club de sus amores, después de casi 20 años de glorias, fútbol del bueno y goles, dejó desparramo y sorpresa. La llegada del técnico holandés no tuvo el tino adecuado. En un momento de crisis y alejados de los viejos buenos tiempos, Ronald Koeman quiso pasar la escoba y le salió el tiro por la culata. Despidió a Suárez por teléfono y a unos cuantos jugadores más… y reventó el 'puchichi'. Detrás del pistolero, el tercer goleador histórico del club (195 goles), estaba el 10, su amigo entrañable, que no aguantó el manoseo y decidió marcharse. Ahora vienen las negociaciones por las buenas o los juicios por las malas: lo cierto es que el Camp Nou ya no será el mismo y la afición lo sabe. Sin Messi y sin Suárez el Barcelona se queda sin 79 goles por temporada. Juzgará la historia a un presidente gris que alejó la estrella más exultante de la vida culé. Leo se irá probablemente al fútbol inglés a derrochar su magia en el campo de juego y la fiesta en las tribunas. Que vuelva pronto el enano travieso a las canchas del gol y que se esfumen por siempre los vicios mustios de los enterradores de la alegría.

En estos tiempos de pandemia nuestro vecino Perú es el de mayor tasa de letalidad de la región. Registra 862 fallecidos por cada millón de habitantes. Chile lo secunda con 582 muertos por millón y Brasil se sube al podio en tercer lugar con 562 fallecidos por millón. Las estadísticas hasta ayer, 27 de agosto, indican también que Estados Unidos registra 561 muertos por millón de personas y México le sigue con 489. Pero atención que después viene Bolivia con 414 muertes registradas por cada millón de habitantes, cifras que, si bien son oficiales, ya se pusieron en duda a través de algunas investigaciones periodísticas de relevancia. Más atrás se registran Colombia y Ecuador con 368 muertes por cada millón de habitantes. Mucho más lejos figuran Argentina (183), Paraguay (39) y Uruguay (12). En la agitada semana que se va el Gobierno de Jeanine Áñez decidió flexibilizar la cuarentena y abrir los horarios, incluso en fin de semana. Como todo tiene sus pros y sus contras, nos preguntamos, ¿estamos a la altura de afrontar el desafío o ya no importa la vida como parecía al principio de esta pesadilla?