Impreso

OPINIÓN

Cara a Cara

Escucha esta nota aquí

Todos regalan o devuelven algo Santa Cruz en su mes aniversario. Los pájaros con estridentes silbidos, trinos y gorjeos nos despiertan y acompañan durante todo el día. Desde el cucarachero, los tojos, el sayubú, el pico e plata, loros, cotorras, tucanes, cardenales, tordos, gorriones, tiluchis, cacarés, carpinteros, en fin, más de 600 especies de aves embellecen el mes de todos. Aves de las más diversas para conocer y cuidar, obviamente junto a su hábitat. La diversidad y la riqueza de los ecosistemas en Santa Cruz son tesoros que nos identifican, enorgullecen y mejoran nuestra calidad de vida. Qué regalo que nos dan todos los días estos ilustres hijos de Santa Cruz. Nos queda enseñar a las nuevas generaciones que esa riqueza se comparte, se cuida y se disfruta.

Lionel Messi dijo que se quedaba un tiempito más en Barcelona y desactivó la bomba. Mientras la afición catalana alistaba pañuelos para llorar su partida, el 10 puso en pausa su salida y da tiempo para reordenar la casa. Quedan los ingleses a la espera de la estrella del balompié, donde supuestamente iba a llegar. Les da tiempo a preparar sus libras esterlinas y que sus competidores refuercen sus huestes para el año que viene. Hasta las joyas de la reina se podrán desempolvar para su llegada. Quedan dudas y elucubraciones sobre el amague del 10. Tenía merecido una larga despedida con honores y más goles azulgranas.

Desde mañana, las campañas proselitistas salen a la luz en tiempos de pandemia. Restan poco más de 40 días para el 18 de octubre y no hubo muchas novedades respecto a las listas, los pactos y las alianzas. Mucho ruido y pocas nueces. Ruido de portazos, de sirenas, de dinamitas, de amenazas y de cortes internacionales. Ensordecedor y absurdo ruido. Ahora toca convencer a los indecisos y poner candado a la guerra sucia para construir futuro. El que esté a la altura gana.