Edición Impresa

cara a cara

Monica Salvatierra 15/9/2020 05:00

Escucha esta nota aquí

_El fuego amenaza por tres frentes al parque Noel Kempff Mercado. Una vez más estamos ante el desastre de la pérdida de bosques, de animales y de vegetación, a consecuencia de los chaqueos. Pasó un año y aunque la pandemia retrasó las quemas, estas se han reactivado y acechan a parques y áreas protegidas. 

Tras la desolación que dejó el fuego en 2019, los gobernantes locales, departamentales y nacionales hicieron un sinfín de promesas: se habló de abrogar las normas que favorecían las quemas, de dotar de equipamiento y capacitación a más bomberos forestales, de otorgar recursos y mucho más. 

La realidad muestra otra cosa: el fin de semana, uno de los bomberos más valientes de Santa Cruz clamaba por dos camionetas para trasladarse al parque Noel Kempff; los municipios no tienen dinero para preparar una estrategia contra las llamas, las mentadas normas prochaqueos siguen vigentes y, por supuesto, la práctica que pone en riesgo vida y naturaleza permanece incólume.

_Juicios y demandas por doquier. La clase política repite el trillado método de acusar y procesar al contrincante como una estrategia de desprestigio. Todos acuden a la desprestigiada justicia, como si se pudiera confiar en ella o confiar en la ‘buena’ intención de los moros que acusan a los cristianos y viceversa. Triste, repetido y poco inteligente procedimiento.

_“Todos saben que hay una brecha entre la educación de colegio y la universidad”, decía una funcionaria del Ministerio de Educación en un programa de TV. Habría que responderle: ‘Sí, todos lo sabemos. ¿Cuál es el plan?’. Porque con un curso preuniversitario no se va a eliminar el bache. Ya es tiempo de tomar en serio la formación educativa de los niños y jóvenes de colegios.