Edición Impresa

cara a cara

Monica Salvatierra 29/9/2020 05:00

Escucha esta nota aquí

_Son muchos errores en menos de un año de mandato. El Gobierno de Jeanine Áñez no logra recomponer su imagen. La destitución de Óscar Ortiz en el Ministerio de Economía deja una estela de dudas respecto al manejo de asuntos que deberían ser absolutamente transparentes. 

Nuevos contratos de última hora, devolución de acciones de Elfec bajo la nebulosa y acusaciones agresivas entre dignatarios de Estado no son buenas señales. En estas horas, cuando se acaba el tiempo de esta gestión transitoria, es preciso retomar el liderazgo y autoridad moral para conducir el destino de los bolivianos. Está claro que el futuro del país va más allá de la entrega de bonos y que más vale cuidar que las acciones que se asuman sean diáfanas.

_En la vereda del frente, el MAS se regodea con los errores del Poder Ejecutivo, pero nada hace olvidar que la gestión de Evo Morales tiene más sombras que luces en la última etapa. Eso significa que muchos de los que dicen que “el Gobierno se cae a pedazos” deberían darse cuenta de que se necesita autoridad moral para apuntar al otro, y que si la sociedad civil pidió la renuncia de Evo Morales, no fue precisamente porque su gestión estaba impecable. Hechos de corrupción, el uso del dinero público de manera irresponsable, la organización de grupos de choque contra los opositores, la manipulación de los votos o el pretender burlarse de la democracia son rasgos que Bolivia no olvida.