Edición Impresa

cara a cara

Monica Salvatierra 8/10/2020 05:00

Escucha esta nota aquí

_El MAS se esfuerza por demostrarle al país que tener dos tercios en el Legislativo es tóxico para la democracia, para la transparencia y para la gobernabilidad. Sus representantes defienden a ciegas a sus jerarcas, sin siquiera revisar si alguna sindicación contra ellos es real. Crean argumentos y piensan que la población les va a creer porque ellos los dicen. 

Haciendo abuso de un poder del Estado, ahora pretenden deshacerse del procurador, justo cuando él muestra papeles y revela datos que complican al candidato masista a la Presidencia y que involucran con el fraude a Evo Morales y a su entorno inmediato. Los legisladores son selectivos: investigan lo que tiene que ver con sus adversarios y pretenden tapar lo que puede desnudar irregularidades en su propia casa. Ojalá que la sabiduría popular permita que las fuerzas políticas se distribuyan más equitativamente en el Congreso, por el bien de todos. Nunca es saludable que una sola fuerza concentre todo el poder. ¿Se aprenderá la lección?

 

_En una entrega anterior mencioné que el debate del sábado fue el primero después de 18 años. Es correcto corregir. 

El año 2014 se organizó otro, con candidatos a presidentes, pero no asistió el postulante a la reelección de entonces, Evo Morales. La realización reciente de dos encuentros con candidatos (uno con todos y el otro con seis de ellos) permite que el electorado los valore y que los aspirantes a gobernantes se den cuenta de que pueden ser más pesados que lo que dicen sus estrategias.