Edición Impresa

cara a cara

Pedro Rivero Jordán 11/10/2020 05:00

Escucha esta nota aquí

_En una semana más, los bolivianos volveremos a ejercitar nuestro derecho democrático frente a las urnas. Todavía está fresco en la memoria colectiva el fraude grotesco perpetrado por el masismo en similar proceso que quedó trunco en 2019. 

Sin rendir cuentas por la trampa electoral de su autoría e incluso habiendo incurrido últimamente en una falta electoral no sancionada por la difusión indebida de encuestas, el ‘instrumento político’ está en carrera y con chance de retornar al poder, con base en un ‘voto duro’ fidelizado y beneficiado por una oposición fraccionada y, de yapa, atacándose a dentelladas.

_En tanto, en su exilio dorado, el caudillo cocalero parece elaborar la lista de un ‘ajuste de cuentas’ en caso de un eventual retorno al poder. 

Probablemente la encabezan los medios de comunicación identificados por el exjefazo como sus principales enemigos. Por eso advierte con ‘asumir acciones’ porque se necesitan medios ‘bien convencidos’. 

Por ventura, ¿de la cantinela del proceso de cambio? En tanto, para matizar, el candidato del MAS promete ‘sacar a patadas a los corruptos’ cuando es investigado por la UIF que detectó movimientos económicos “anómalos, irregulares y sin justificación legítima” en sus cuentas bancarias.

_Se viene el silencio electoral. Tiempo de reflexión. La del domingo 18 de octubre es mucho más que una elección presidencial. Junto a los destinos del país, nuestra democracia, nuestra paz, nuestra libertad estarán en juego. La emisión del voto soberano y consciente será más determinante que nunca.