Edición Impresa

cara a cara

Pedro Rivero Jordán 16/10/2020 05:00

Escucha esta nota aquí

_Las elecciones generales previstas para este domingo 18 de octubre en Bolivia han ingresado en su cuenta regresiva. Los escasos días previos serán, en teoría, de reflexión. En tanto, la ciudadanía aguarda impaciente el momento de depositar su voto que definirá el porvenir del país por los próximos cinco años. Es de esperar que, con un padrón electoral saneado y un arbitraje imparcial de principio a fin, la voluntad popular frente a las urnas sea respetada. 

Los veedores enviados por organismos internacionales seguirán y evaluarán de cerca el crucial proceso. Que sea una elección tranquila y limpia. Que las trampas y la violencia no tengan lugar. Que por la salud de la democracia nunca más se repita el vergonzoso fraude cometido en 2019 por la pandilla de caraduras y embusteros que pretendía mantenerse en el poder a cualquier costo.

_Cuando avanza el último trimestre del año, puede anticiparse que Bolivia ha sido duramente golpeada este 2020, además de soportar los vaivenes de la política bajo un errático y debilitado Gobierno transitorio en un áspero periodo electoral. La pandemia por el coronavirus terminó de desnudar la precariedad del sistema de salud boliviano y los incendios devastadores e incontenibles volvieron a causar terribles e inmensurables daños al medioambiente, tal como pasó en la Chiquitania en 2019. 

En esas circunstancias tan difíciles y riesgosas, médicos, enfermeras, bomberos, voluntarios, soldados, rescatistas y comunarios se erigieron en héroes anónimos salvando vidas y luchando contra el fuego. Desde ya figuran, no cabe duda, entre los personajes destacados del año.