Edición Impresa

cara a cara

Pedro Rivero Jordán 21/10/2020 05:00

Escucha esta nota aquí

_Tras las elecciones del domingo 18, el avance del cómputo oficial va perfilando una victoria contundente de Luis Arce Catacora. El electorado que decidió su voto por otras opciones teme que una vez juramentado como presidente el candidato del ‘instrumento político’, se reproduzca el Gobierno autoritario del caudillo cocalero y su forma de ejercer el poder en catorce años que se volvieron insufribles para muchos bolivianos. 

Está en manos de Arce Catacora despejar esos temores fundados y, como él mismo lo anticipó, realizar un gobierno diferente alejado de la confrontación, el revanchismo y la prepotencia. Que con vuelo propio, sin padrinazgo político alguno, sea el presidente de todos los bolivianos. Puede y debe lograrlo. En difícil y crucial coyuntura, el país lo necesita.

_Entre los reconocimientos internacionales a la victoria electoral del MAS resaltan, en particular, los de EEUU y Chile cuyos gobiernos han coincidido en plantear a Bolivia la necesidad de avanzar hacia una nueva etapa en la relación bilateral y su fortalecimiento “para promover la prosperidad económica, los DDHH y la libertad de prensa” y “fortalecer la integración regional”, entre otros aspectos. 

Para que así resulte, en el marco del respeto y de las consideraciones recíprocas entre naciones, es de esperar que la nueva administración pronta a instalarse en el país encomiende su política exterior a funcionarios de carrera, dejando de lado la improvisación y los folclorismos en un ámbito especializado que demanda seriedad y los más amplios y profundos saberes.