Edición Impresa

cara a cara

Pedro Rivero Jordán 23/10/2020 05:00

Escucha esta nota aquí

_En latín, Consummatun Est es una expresión que significa “todo está cumplido”. “Se acabó todo”. La vida continúa y el planeta sigue girando. Tras los comicios generales realizados pacíficamente y ponderados por los observadores internacionales, el sorprendente triunfo del binomio Arce Catacora-Choquehuanca fue confirmado luego por el cómputo oficial. A estas alturas, las denuncias y protestas aisladas alimentadas por las redes sociales, poniendo en duda los resultados del escrutinio y la actuación del árbitro electoral, son papel mojado.

 _Ni el más recalcitrante masista esperaba desenlace tal en las urnas, once meses después de la renuncia y huida del caudillo cocalero tras el proceso electoral truncado por fraude en 2019. Tampoco el más optimista y confiado candidato opositor que incluso se aventuraba a garantizar su victoria en primera vuelta, sospechaba en absoluto que una votación amplia devolvería el poder al ‘instrumento político’ al que se consideraba prácticamente desahuciado y que, en menos de un año, ha restaurado su salud y fortalecido su musculatura.

En un nuevo ciclo político, le tocará al Movimiento al Socialismo gobernar en tiempos de crisis profunda, de pandemia y de vacas flacas. También tendrá que atender el cúmulo de la demanda social variopinta como la de El Alto, que reclama cinco ministerios y la Cancillería nada menos, porque dice haber aportado el ‘voto duro’ como capital electoral.



Comentarios