Edición Impresa

cara a cara

Escucha esta nota aquí

_Los científicos, expertos y trabajadores de la salud parecen ser subestimados una y otra vez a pesar de la pandemia y los 46 millones de contagiados y los 1,2 millones de muertos por Covid-19 en el mundo. El rebrote indica que será peor. Sin embargo, poco y nada se aprende de las recomendaciones: “Callados en los medios de transporte público y con la mascarilla bien ajustada, el riesgo baja muchísimo”. Caso omiso.

Luego del año que vivimos en Bolivia se vienen las elecciones subnacionales, y los actos, caravanas, encuentros masivos y demás serán fotografiados por tu teléfono.

Pero de no ocurrir un milagro, seguiremos por la misma senda para después tener que padecer lo que hoy vive Europa. Mejor prevenir que lamentar, reza el dicho, pero en este caso mejor aprender que seguir siendo tan necio y bestial, con el perdón de los animales.

_La dirigencia del fútbol nacional no se pone de acuerdo. No ha comenzado el torneo, no se define ascensos ni descensos, la selección no entrena con todo su plantel, ni tampoco decide quién será la cabeza de la Federación, a tres meses del fallecimiento de su presidente. 

Clubes y exjugadores piden la intervención del Estado e incluso de la FIFA. El día que todos metan manos, se hará un ‘mejunje’ peor del que está.

Sin fútbol y sin ritmo competitivo la selección nacional enfrentará en 10 días a Ecuador en La Paz. Ellos además de tener altura en su país, vienen de ganar y jugar bien. El hincha, el amante del fútbol se pregunta: ¿Hasta dónde llegaremos? ¿Hasta cuándo seguirán maltratando al mejor deporte del mundo?