Edición Impresa

cara a cara

Escucha esta nota aquí

_En medio de protestas, bloqueos y toma de instituciones en nombre de la ley la semana tropieza de nuevo. Mientras el Tribunal Supremo Electoral reconfirma que no habrá otra auditoría, la OEA alista su informe final. 

Mientras Andrónico Rodríguez asume la presidencia del Senado y se alistan varios mandatarios y hasta el rey de España a llegar a Bolivia para la asunción de Luis Arce , también en las provincias cruceñas aprontan un paro cívico y el viernes otro en la capital oriental. De un color y de otro, la sangre fluye a alta temperatura. 

Más defraudados que optimistas, con ultimátums, órdenes forajidas, movilizados y rígidos, se nos ve menos saludables y creativos. Al igual que el fin de semana pasado que no tuvo tregua, llegamos estirando la pita a otro ‘finde’ que no descansará. Y en unas semanas más llegará la Navidad para desearnos paz y prosperidad para todos los bolivianos.

_“Hemos ganado las elecciones..Iremos al Tribunal Supremo. Es un momento muy triste”, decía en la noche del martes el actual presidente de EEUU, Donald Trump, sin presentar pruebas y contradictoriamente o sagazmente afirmando que había ganado. 

Desde hace dos meses comenzó a instalar el tema en los escenarios del país, una argucia planificada para que se repita, fraude, fraude. 

Al sentirse perdedor y no querer reconocer la derrota electoral, alza la pelota, la lleva bajo el brazo y se acabó el partido. Vaya capricho del señor, que no cumple con las reglas del juego que antes aceptó. Parece que la madurez democrática tampoco abunda por aquellos lares.