Edición Impresa

cara a cara

Monica Salvatierra 10/11/2020 05:00

Escucha esta nota aquí

_De los discursos a las acciones. Esa es la esperanza de los bolivianos. Que los llamados a la unidad y al diálogo hechos por el vicepresidente David Choquehuanca y por la ministra de la Presidencia, Marianela Prada, se concreten cuanto antes. Si bien hay tareas urgentes, como la reactivación de la economía nacional o la atención de un previsible segundo brote de Covid -19, hay otra que es fundamental y es la reconciliación entre los ciudadanos de este país. El rol del Gobierno nacional es clave en esta cruzada, así como también el de la oposición que aún mantiene la opción de la desconfianza.

_El presidente sostiene que hay que reconstruir la economía. La situación en Bolivia no es diferente de la que comparten varios países en el mundo. Los bolivianos saben que hay que salir adelante codo a codo. Para esto es preciso sumar esfuerzos, incluir a todos los sectores, buscar unidad; también se debe ejercitar el diálogo y la inclusión de todos. Hay que confiar en que la misión es clara y que esa visión va a prevalecer por encima de los discursos ‘parte aguas’ y los mensajes que incitan al odio y a la venganza.

_El cielo más puro de América está denso. La ciudad de Santa Cruz de la Sierra tiene más humo en estos días. Se explica que se debe a que los incendios están más cerca, pero también a que siguen sumándose en vez de disminuir. Los gobiernos subnacionales quedaron solos en la cruzada contra las llamas. Es de esperar que, una vez conformado el gabinete, el gobierno nacional asuma su parte y refuerce las tareas para dar fin, de una vez por todas, a esta pesadilla.