Edición Impresa

cara a cara

Monica Salvatierra 12/11/2020 05:00

Escucha esta nota aquí

_Uno llamó “escoria” a los opositores. El otro mandó a interpelar al presidente del TSE. No son buenas señales las demostradas por Evo Morales y por Álvaro García Linera. Bolivia necesita reconstruirse, tender puentes, pero no lo logrará si las posibilidades siguen siendo dinamitadas con discursos que traslucen rencor y plantean división.

_Warnes es epicentro de enfrentamientos por el sillón de la Alcaldía. El municipio, que tiene un presupuesto de Bs 300 millones, ha sido blanco de apetitos políticos durante varias gestiones. La pugna también tiene que ver con la convocatoria a elecciones municipales porque aún hay políticos que piensan que, sembrando el caos, gritando fuerte y pateando sillas es la mejor vía para ganar adeptos y votos. Mientras tanto, la población es la que sufre porque carece de servicios indispensables y eso afecta a su vida cotidiana. Ojalá que este mal ejemplo no cunda en otros gobiernos locales del país.

_Se triplicó el índice de letalidad del Covid-19. Nueve personas de cada 100 fallecen por la enfermedad. La cifra es alarmante, sobre todo cuando la población ha bajado la guardia en los cuidados de bioseguridad. No solo falta distanciamiento social, sino que hay miles que dejaron el barbijo y el alcohol para asear las manos. 

Los especialistas reportan que hay casi 40 pacientes conectados a un respirador, que llegan en estado grave a los hospitales. No es bueno ignorar a un enemigo que es peligroso porque está presente todo el tiempo y es invisible. Cuidarse a sí mismo es cuidar a los seres que se ama.