Edición Impresa

cara a cara

Pedro Rivero Jordán 18/11/2020 05:00

Escucha esta nota aquí

_De un largo tiempo a esta parte, en los cruces de las avenidas de la ciudad, principalmente en el segundo anillo de circunvalación, se observa a personas adultas o menores de edad en sillas de rueda que, pese a su evidente discapacidad y/o su salud seriamente quebrantada, son utilizados como ‘señuelos’ para estimular la caridad del prójimo. 

Ni las altas temperaturas de estos días los libera de su martirio por una moneda o de un gesto de indiferencia como ocurre en la mayoría de las veces.

Incluso corren el riesgo de ser atropellados en medio del trepidante tráfico vehicular. Estas penosas estampas urbanas deben llamar la atención de autoridades e instituciones locales. La aplicación de políticas sociales o de alguna otra medida se echa en falta para evitar el lucro con desventuras humanas como las que se muestran descarnadamente hasta para el que no las quiere ver.

_Con su gran pico curvo y plumaje de vivos colores, el tucán es una de las aves más atractivas de la fauna regional. Aunque siendo inofensiva, es una de las especies más perseguidas y maltratadas porque la invasión de su hábitat forzó su migración a zonas pobladas donde desaprensivos sujetos las matan o intentan su captura para convertirlas en mascotas. 

A una de ellas le quebraron el pico y un ala a palazos porque picoteaba una papaya en un fundo privado. Penosamente, acaba de reportarse la muerte de una veintena de tucanes a manos de cazadores furtivos. Es un acto de crueldad inadmisible que debería sancionarse con el mayor rigor que sea posible.