Edición Impresa

cara a cara

j

Pedro Rivero Jordán 25/11/2020 05:00

Escucha esta nota aquí

_Suman poco más de dos semanas desde su instalación y ‘casi ni se siente’ el Gobierno de Luis Arce Catacora. Hasta ahora, las apariciones públicas del jefe de Estado han sido espaciadas, como en el aniversario de Beni o en su reencuentro con el exjefazo en un acto de masas el último fin de semana en las afueras de Cochabamba. 

Y como parte de la gestión, se registra la aprobación del Bono Contra el Hambre comprometido durante la campaña y la implacable cacería judicial de funcionarios del régimen anterior. 

Ajetreo mayor por estos días parece corresponder a los ministros de su gabinete, completando y ajustando sus equipos de trabajo. Arce Catacora puede haber elegido el bajo perfil y trabajar sin pausa y en silencio porque, como retos desafiantes, se viene el cierre de un año sumamente duro y empieza a asomarse un 2021 en medio de grandes interrogantes.

_Un retraso por culpa del Covid-19 en la llegada desde China de una veintena de unidades, ha diferido hasta febrero del próximo año la puesta en marcha del nuevo sistema de transporte público, promovido por el municipio cruceño y que debía arrancar en diciembre alrededor del primer anillo de circunvalación. 

El Sarao, como ha sido bautizado dicho sistema, tendrá que esperar. En tanto, este tiempo de alargue puede aprovecharse para allanar las dificultades que, sin lugar a dudas, planteará el retiro de las líneas que actualmente operan en la misma ruta para que la implementación del BRT no resulte conflictiva y se convierta en un parto de los montes a último momento.

Comentarios