Opinión

Cara a cara

Monica Salvatierra 30/11/2020 05:00

Escucha esta nota aquí

20 de cada 100 jóvenes están desempleados. Con esta elevada cifra se cae a pedazos el discurso de siempre de que la juventud es la prioridad para el Estado y para los políticos que quieren pedirles el voto cuando de elecciones se trata. La realidad es que la población más joven es subestimada y postergada sistemáticamente desde siempre. Si acceden a puestos de trabajo, estos son precarios y están en el mercado informal. A ello se suma que ningún gobierno toma en serio la capacitación que ellos necesitan para incorporarse a un mercado digitalizado y competitivo en el mundo. La información que dio el INE es más que un simple dato, es una bofetada de realidad que urge transformar. El Gobierno nacional tiene la oportunidad de diseñar políticas específicas y los candidatos a gobernaciones y municipios tiene el reto de decirles por qué son merecedores de su voto.

Esta semana debería comenzar a pagarse el bono contra el hambre. Se anunció para diciembre. Son Bs 1.000 por única vez para alrededor de cuatro millones de bolivianos. Esta entrega activará la demanda interna y probablemente haga que las empresas puedan tener también mayores ingresos. ¿Y cuando el bono se acabe? Es importante que el Gobierno comience a decirles a los ciudadanos qué más se hará hacia adelante, qué pasará con los créditos, con la generación de empleo sostenible y de calidad. Ya es tiempo de comenzar a tener certidumbres.

Comentarios