Edición Impresa

cara a cara

Monica Salvatierra 7/12/2020 05:00

Escucha esta nota aquí

_Venezuela fue a las urnas con un marcado ausentismo y sin la participación de la oposición en las elecciones legislativas. De esa manera, el chavismo vuelve a tener control del Poder Legislativo, Nicolás Maduro se empodera y nada cambia para los millones de ciudadanos que están sufriendo hambre, falta de servicios de salud y, en suma, la peor crisis humanitaria de la historia de ese país. Los opositores se volvieron a fragmentar y, al hacerse a un lado de los comicios, dejaron que el Gobierno consolide su poder pese a que no ha hecho nada para salvar a los venezolanos de la lamentable situación en la que viven.

_¿Y en Bolivia? Todo indica que la oposición política al MAS volverá a ir fragmentada a las urnas, esta vez para elegir alcaldes, gobernadores y autoridades regionales. Los acercamientos quedaron en casi nada. Se han hecho alianzas, pero no se ha logrado la unidad demandada en diversos espacios de la sociedad. En contrapartida, el Movimiento Al Socialismo sortea las pugnas internas y va consolidando su marcha hacia el poder subnacional, confiado en el proverbio popular que dice: “Divide y reinarás”.

_2020 es el año de la pandemia y de la crisis en los bolsillos. Sin embargo, gran parte de los negocios que estuvieron paralizados durante el confinamiento han visto la oportunidad de encarecer sus productos con la esperanza de recuperar lo perdido el resto de la gestión. Una lógica diferente podría ser el ‘ganar-ganar’, pero eso parece estar lejos de mentes poco solidarias y sin empatía con el prójimo.



Comentarios