Edición Impresa

cara a cara

Pedro Rivero Jordán 11/12/2020 05:00

Escucha esta nota aquí

_Ha levantado roncha el vicepresidente David Choquehuanca con su mensaje por el Día Internacional de Lucha contra la Corrupción. En tono suave y pausado pero firme, afirmó que a un político corrompido solo le interesa quedarse en el poder. Eso pasó con uno de los últimos inquilinos abusivos del Palacio Quemado o del mamotreto vecino que, después de casi dos lustros, no pensaba abandonar. “La primera corrupción del político es cuando olvida y da la espalda a su propio pueblo, cuando desconoce a quienes le dieron su confianza; entonces podemos estar seguros de que ya se ha corrompido y solo le interesará quedarse en el poder a toda costa y pactará con quienes no debe”, dijo el también presidente del Parlamento nacional. En estos casos, en la jerga popular suele expresarse que “al que le haga el guante, que se lo chante”.

_Y si de corrupción se trata en el país, llega al jopo la que se registra en la administración de bienes incautados, en especial al narcotráfico y que forman parte de procesos penales. Se trata de inmuebles, vehículos, dinero, joyas y otras especies que más tardan en incautarse que en desaparecer como por arte de magia o de ser utilizados arbitrariamente por corruptos e inescrupulosos funcionarios. Lo último que se sabe es que de un depósito de la Fiscalía, localizado en la Villa Primero de Mayo, ‘desaparecieron’ y/o fueron desmantelados y vendidos por piezas 28 vehículos entregados por Dircabi y retirados con grúas del lugar. Es un botín inacabable de la corrupción. ¿Quién le pone el cascabel al gato?

Comentarios