Edición Impresa

cara a cara

Monica Salvatierra 15/12/2020 05:00

Escucha esta nota aquí

_El que echa a otros su mal, descansa. Así dice una frase coloquial para referirse a quienes no asumen la propia responsabilidad. También se conocen como las personas que pretenden tapar el sol con un dedo. La conclusión es la misma, no aceptan sus propios errores y buscan a quién culpar por los mismos. Esa conducta es muy habitual en la política nuestra de todos los días. 

No se puede entender de otra manera que Evo Morales vuelva a disparar contra el periodismo porque se informa del descontento de las bases del MAS con las decisiones de su jefe nacional. Las imágenes no mienten y dejan ver los golpes y hasta sillazos en diferentes lugares del país durante las asambleas para designar candidatos, tampoco cuando la expresidenta del Senado desafía a los masistas y se hace proclamar como aspirante a la Alcaldía de El Alto. Algo está pasando y ese no es invento de nadie.

 _La Corte Penal Internacional concluyó que “hay razones para creer que hubo crímenes de lesa humanidad en Venezuela, ocurridos desde 2017”, que habrían sido cometidos por las Fuerzas Armadas, civiles afines al Gobierno y autoridades civiles. Hace un par de domingos se celebraron elecciones legislativas sin participación de la oposición y con un gran ausentismo, que fueron censuradas por el Grupo de Lima, la OEA y por otros países. Son hechos concretos, pero el Gobierno de Bolivia se tapa los ojos y sigue respaldando a un régimen que ha provocado el éxodo de más de 4 millones de venezolanos y que tiene a su población soportando una grave crisis humanitaria.

Comentarios