Edición Impresa

cara a cara

Pedro Rivero Jordán 20/12/2020 05:00

Escucha esta nota aquí

_A escasos días de la Navidad, se está cerrando una semana con todas las alarmas encendidas por el fuerte rebrote del Covid-19 en el país y, particularmente, en Santa Cruz, la región con la mayor incidencia del contagio y que en el último mes del año, puede triplicar la cantidad de casos registrados en noviembre y que actualmente están bordeando los 500 diarios. 

Las autoridades de salud siguen alertando en todos los tonos a la población de los riesgos que corre si no mantiene la guardia en alto frente al embate infeccioso. La campaña política, la proximidad de las fiestas de fin de año y los acontecimientos sociales de concentración masiva como promociones, cumpleaños felices, ‘juntes’ juveniles y otros han relajado casi por completo las medidas de bioseguridad. Las consecuencias están a la vista. En el desborde de un mal que es letal y en unas cifras muy preocupantes.

_En noviembre de 2019, tras la renuncia del caudillo cocalero, cientos de sus seguidores desataron una incontenible escalada de terror y destrucción en La Paz. Además de viviendas particulares, quemaron 64 buses PumaKatari del transporte público. Junto a los costosos vehículos se redujeron a cenizas Bs 11,7 millones, pagados por los paceños con sus impuestos. Uno de los pirómanos investigados es Jesús Vera, un ex dirigente vecinal proclamado por el masismo precandidato a la Alcaldía. Ha prometido mejorar el servicio y disminuir su costo. Habla de los PumaKatari incendiados. Las palomas disparando contra las escopetas…



Comentarios