Edición Impresa

cara a cara

Monica Salvatierra 4/1/2021 05:00

Escucha esta nota aquí

_¡Impotencia y miedo! Eso es lo que queda al ver cómo un día se pide oración por un enfermo de Covid y al día siguiente se comunica que falleció. Cuando se sabe que la segunda ola está descontrolada y que faltan manos para atender a los pacientes, que hay gente que encuentra las puertas cerradas de los hospitales porque no hay ítems para pagar al personal de salud que hace falta. Mientras tanto, hay un tire y afloje entre el nivel nacional y el departamental. Hay trabas burocráticas y la negación de hacer desembolsos para atender la emergencia. ¿Qué se necesita para entenderlo? ¿Es preciso esperar que la gente muera en casa o en la calle porque no hay terapias intensivas? Al final del día lo que quedará será el resultado, la eficiencia con que se atendieron los momentos críticos. Y, por ahora, la nota es de aplazo.

 _¿Acaso creen que se va a controlar el rebrote con la gente en las calles? Mientras continúen las aglomeraciones en mercados, micros y todos los espacios públicos, el virus se seguirá propagando con su estela de dolor y muerte. En vez de ver cómo dar contento a quienes no quieren un nuevo confinamiento, deberían estar organizando una cruzada público privada de donación de alimentos y medicamentos para un nuevo encierro que frene al virus, por lo menos hasta controlar la expansión que se registra en este momento. La mala suerte de la sociedad civil es que los políticos están en campaña electoral y, lamentablemente, entre ellos hay autoridades que son las que deberían estar pensando en el ciudadano más que en los votos.



Comentarios