Edición Impresa

cara a cara

Monica Salvatierra 7/1/2021 05:00

Escucha esta nota aquí

_Por las malas, si no se puede por las buenas. Esa es la fórmula de los populistas, la misma que utilizó Donald Trump en un afán desesperado y caprichoso de retener el poder a toda costa. El hombre que aún gobierna Estados Unidos ha herido profundamente la democracia de su país y la imagen de sistema modelo en el mundo. Aún no se sabe la magnitud del daño interno y externo que el magnate ha provocado. Al no haber alcanzado los votos, al haber perdido todos los intentos de invalidar los comicios en la justicia, optó por lo más burdo: azuzar a sus seguidores para que protesten, dejando como saldo el asalto de gente armada al Capitolio. Una mujer recibió un balazo en el pecho, hay toque de queda en Washington y seguramente más consecuencias lamentables. Es fácil destruir en un instante lo que se ha conseguido en siglos de institucionalidad. Lo que pasó en el país más poderoso del mundo ha sido nefasto para todo el mundo.

 _El mandatario de EEUU ha sido extremista y lo han dejado ser. El Partido Republicano lo secundó y, los que no lo hicieron de frente, miraron a un costado. Fueron tiempos de minar la institucionalidad de este país. Ayer, gran parte de los congresistas del partido oficialista dejaron solo a Trump y hubo quienes le clamaban que pare.

_Que lo ocurrido en EEUU no sea inspiración para otros radicales. En Latinoamérica ya hubo varios ensayos populistas para desconocer los poderes establecidos. La democracia debe prevalecer ante tanta locura.



Comentarios