Edición Impresa

cara a cara

Pedro Rivero Jordán 13/1/2021 05:00

Escucha esta nota aquí

_Bloquear carreteras e impedir el libre tránsito en medio de una profunda crisis económica y del rebrote de un virus letal, es un acto irracional y perverso. Lo ha asumido el transporte con un paro nacional porque el Gobierno juzga ‘inviable’ y ‘poco menos que imposible’ la demanda de ese gremio que pretende el diferimiento del pago de sus deudas bancarias, con riesgo para la estabilidad del sistema financiero en el país. El diálogo, no hay otra forma posible, para acercar posiciones y buscar acuerdos. Paros y bloqueos causan repudio y equivalen a dispararse un tiro en el pie en medio de la angustia que abate a los bolivianos.

_Que los equipos cruceños llevan las de perder en las alturas sufriendo por la falta de oxígeno suficiente para correr 90 minutos detrás de una pelota, es una verdad irrefutable. Basta echar un vistazo a las estadísticas para comprobar la pobre cosecha de títulos de los llaneros en comparación con las vitrinas repletas de trofeos y pergaminos de sus rivales que son prácticamente imbatibles en sus feudos altiplánicos. “La altura nos da una ventaja de un 35% sobre nuestros rivales del llano…es como jugar en casa once contra siete”, dijo Marcelo Claure, presidente de Bolívar, uno de los clubes más laureados del fútbol boliviano. Es de esperar que nadie se rasgue las vestiduras, como suele ocurrir, con lo expresado sin doblez por Claure. La vuelta a un sistema regionalizado puede mejorar la chance de los equipos cruceños sin protagonismo ni conquistas desde hace largo tiempo para frustración de sus hinchas.



Comentarios