Edición Impresa

cara a cara

Pedro Rivero Jordán 27/1/2021 05:00

Escucha esta nota aquí

_La crisis sanitaria por el coronavirus parece haber llegado al límite en Santa Cruz, la región más golpeada del país por una infección fuera de control, tras superar los esfuerzos desplegados por contenerla. En este contexto, corre el plazo de 48 horas del Sedes, Colegio Médico y de otras entidades de salud exigiendo al municipio y a la Gobernación una cuarentena rígida de 14 días “como única estrategia válida para interrumpir la cadena de transmisión de la enfermedad”. Si la demanda no es atendida, se vienen movilizaciones, marchas y paros del sector. El pronunciamiento se refiere también al incremento de la letalidad, a la saturación de los servicios de salud y al incumplimiento de las medidas de prevención por la ciudadanía. Es el peor cuadro de situación presentado descarnadamente por quienes pelean en primera línea y en condiciones desventajosas contra un mal de comportamiento cada vez más terrible.

_Y en tanto, la campaña para las elecciones del 7 de marzo marcha viento en popa en la ‘ciudad sin dueño’ donde los candidatos, sin pizca de respeto y consideración por los vecinos, bloquean con sus movilizaciones sitios de alta circulación vehicular provocando infernales trancaderas. Como tampoco parece que es necesario pedir permiso/autorización a nadie, se observa a cuadrillas trabajando como hormigas en el colocado de banderas en los postes del alumbrado público, el empapelado con afiches del candidato y el pintarrajeado de muros que desmejora la imagen de la urbe cruceña que nadie respeta ni hace respetar. Ni siquiera sus propias autoridades.



Comentarios