Edición Impresa

Cara a cara

Monica Salvatierra 2/2/2021 07:03

Escucha esta nota aquí

La realidad que marca la pandemia es dura por la salud y la pérdida de tantos seres queridos. Pero a la vez abre la puerta a muchas oportunidades y son los gobernantes los que deberían detectarlas y aprovecharlas. Comenzó un nuevo año escolar y otra vez los estudiantes están obligados a conectarse con sus maestros y compañeros de clase a través de un dispositivo electrónico. Es cierto que las desigualdades económicas abren una brecha, pero es el momento para que el Estado busque la forma de equilibrar la posesión de estos equipos y que todos accedan a internet. Si no es ahora, ¿cuándo? La pandemia también sacó como una bofetada la pesada burocracia que hay para hacer cualquier trámite en las instituciones públicas. Eso obliga a que la digitalización sea una obligación urgente en los gobiernos subnacionales y en el nacional. Las largas colas son peligrosas e inhumanas. O lloramos por lo que no tenemos o quienes conducen el país se ponen las pilas para generar un cambio.

Luis Arce y su Gobierno están ante la histórica oportunidad de ser diferentes. Pueden abrazar al país y gobernar para todos o pueden seguir la línea de la imposición del rodillo parlamentario. El 55% obtenido en las urnas es también es una muestra de esperanza. En concordancia, es tiempo de dejar el ataque y buscar la concertación. Si se mira una sola Bolivia en la diversidad, se podrá por fin generar una sana y armónica convivencia entre indígenas, mestizos; bolivianos y extranjeros, cambas y collas, empresarios y obreros. Eso, sin duda, significará un salto gigante que nos saque de repetir la experiencia de la confrontación.

Comentarios