Edición Impresa

cara a cara

Pedro Rivero Jordán 5/2/2021 05:00

Escucha esta nota aquí

_La AMNI San Matías es la segunda área protegida más grande de Bolivia y rica en biodiversidad. No obstante, ha recibido un golpe artero ‘en combo’ de gobernantes que se llenan la boca de amor por la ‘Madre Tierra’ pero la hieren a mansalva. Lo han hecho a través del Sernap y de la ABT, a espaldas de pueblos indígenas de la zona y atropellando una ley departamental que prohíbe actividades depredadoras como las mineras en dichas áreas donde habrá desmonte durante…¡seis meses! para la explotación de manganeso. Con ‘hechos los opas’ que guardan silencio cómplice como el alcalde de San Matías, se ha despedido a directores experimentados e idóneos para reemplazarlos por personas sin conocimiento mínimo de administración y gestión de áreas protegidas. Debe evitarse a toda costa un irreparable daño contra el medioambiente como el que por unos oscuros intereses se está perpetrando en la AMNI matieña.

_Porongo es mucho más que un paisaje atractivo, su gente cordial, la caminata sobre las brasas en San Juan, el achachairú más dulce, cítricos en abundancia y miel de la mejor. Es un municipio con potencial enorme donde, no obstante, parece que el tiempo se ha detenido. Por eso cobran interés, para su mejor porvenir, las elecciones de marzo. Pero al mismo tiempo, es llamativo el crecimiento desmesurado de su padrón electoral en apenas dos meses. Hay gato encerrado. Inexcusablemente la autoridad electoral debe pronunciarse al respecto para garantizar la transparencia del acto. Para que el propósito de cambiar y crecer de un pueblo no sea frustrado.

Comentarios