Edición Impresa

cara a cara

Monica Salvatierra 25/2/2021 05:00

Escucha esta nota aquí

_Llegaron las vacunas chinas a Bolivia. Hoy comenzará la vacunación masiva y, sin duda, esto genera la esperanza de que se acabe pronto la pesadilla que ha significado el Covid-19 para los bolivianos. Este hecho debió ser una fiesta generosa para todos, pero fue distorsionada por acciones políticas del Gobierno central que impidieron el ingreso de la alcaldesa de Santa Cruz de la Sierra y de personal del Servicio Departamental de Salud, al menos por un momento en el aeropuerto internacional de Viru Viru. La salud de la gente no puede ser materia de pugnas partidarias en elecciones. El presidente debería estar por encima de todo eso.

_En menos de 24 horas desde el Ministerio de Salud se mencionaron tres cifras a la hora de hablar de la cantidad de vacunas que se quedarían en Santa Cruz. La viceministra de Seguros de Salud, Alejandra Hidalgo, dijo el martes por la noche que este departamento recibiría 176.234 dosis; ayer por la mañana se dijo que serían 147.212 y finalmente se quedaron 100.000 en una primera etapa. Ayer, el gerente de Epidemiología de la Gobernación decía que la cifra era un misterio. La impresión que queda es que no hay una estrategia coordinada entre todos los niveles de gobierno, lo cual no es buena noticia porque no da certezas a una población urgida de respuestas y soluciones.

_Una más en el Poder Judicial. Se filtraron las preguntas de un examen que debían rendir los vocales departamentales. En otras palabras, había ‘chanchullo’ o ‘copie’ de las respuestas. Seguramente, a cambio también había quién obtuvo beneficios. ¡Una vergüenza!

Comentarios